Miguel Espeche

Ver el canal de Miguel Espeche en YouTube

Criar sin miedo

Libros

Criar sin miedo

Criar sin miedo nace de las muchísimas charlas y talleres que, a lo largo de años, Miguel compartió con padres y madres de todo el país. En el Hospital Pirovano o a través de fundaciones, empresas, la revista Sophia, o, directamente, acudiendo a colegios que lo convocaban, pudo aprender mucho de lo que es la paternidad y de la importancia de dejar de lado el miedo a la hora de criar, para poder así sentir la confianza que posibilita la vida. A dicha experiencia se sumó, siempre y desde el principio, su propia paternidad, un desafío cotidiano aún hoy vigente.

Fue en las charlas de la revista Sophia que nació el título Criar sin miedo. Ellas, las chicas de la revista, fueron las que encontraron una síntesis perfecta en este título que hoy se hizo libro.

Algunos de los párrafos del libro Criar sin Miedo

“…la buena paternidad no se compra, se genera. Lo hace a partir de la acción amorosa y no como fruto de acciones automáticas, replicables al estilo del proceso de la industria. Mi convicción es que, más que comprar sistemas, hay que entender y percibir por dónde circula el amor, cómo se vuelve viva y luminosa la experiencia de la paternidad, por dónde van las reales energías, renunciando a dominar técnicamente las circunstancias, un dominio que suele despojarlas de alma.”
“Este enfoque, que valora las capacidades y los deseos de los padres en vez de enjuiciarlos frívolamente, posibilita una vivencia honda, rotunda y amorosamente poderosa de la paternidad, de lo que es ejercer la autoridad en buena ley (sin el miedo pusilánime ni el miedo devenido en autoritarismo) y permite criar sin miedo, gozando de la experiencia, sin temor, vergüenza o culpa de ejercer el poder propio de la función parental. Poder, usado más como verbo que como sustantivo, no es una mala palabra y su ejercicio, en función del buen amor, es una de las más lindas y hondas posibilidades que nos ofrece la paternidad.”
“…al miedo, con todo su andamiaje de argumentos y hechos que corroboran sus premisas, no se lo combate, se lo ilumina con la energía de la confianza. Ésta se transforma en coraje cuando hace falta; es decir: cuando aparecen situaciones de peligro, riesgos imposibles de evitar o directamente circunstancias dolorosas o violentas, el coraje, como uno de los frutos de la confianza, surge como elemento al cual acudir para vérselas con lo que puede dañar. Esta confianza lleva a creer, saber y sentir que, si se produce un mal, existen recursos que aparecerán para darle un digno abordaje al problema. No es la ausencia de males y peligros sino la confianza en los recursos (propios, de la red de apoyos y de la vida) lo que permite a los padres vivir sin estar bajo la dictadura del miedo.”
“Los padres podemos nutrirnos de la imagen del faro. De hecho, somos faros más que bomberos o gendarmes. El faro no va hacia el navegante para socorrerlo de la noche; le ofrece, sin embargo, su luz, para que ese navegante, a partir de su propia capacidad, encuentre el rumbo, sostenido en ese punto luminoso en medio de la oscuridad.”

criarsinmiedo@miguelespeche.com